Un muro cubierto de libros puede resultar imponente pero acabar siendo claustrofóbico. Hoy, como en la época del jazz, uno quiere ganar aire y espacio para su apartamento. Las estanterías abarrotadas se pueden personalizar con algunos apoyalibros art deco auténticos. Echemos un vistazo a la solución encontrada hace ochenta años.

bookends1

El art deco supo adaptarse con éxito a los nuevos estilos de vida de los años 20 y 30. El mundo occidental era cada vez más urbano con espacios mucho más reducidos en los que vivir. La escultura respondió a las nuevas necesidades sin perturbaciones.

Se extendió la escultura a escala reducida. Aunque las repisas de las chimeneas y las vitrinas seguían en uso, el apartamento moderno no dejaba demasiados rincones libres para mostrar las nuevas piezas de colección. Las estanterías se convirtieron en el territorio natural de las figurillas entre las cuales los apoyalibros podían resultar útiles a la vez que bellos.

Los temas evolucionaron. Entonces existía como hoy un viva pasión por los animales, en línea con los animaliers franceses, pero sin la violencia de las escenas de caza decimonónicas. Los apoyalibros de Max Le Verrier prefieren observar a actuar, sujetando con fuerza nuestros libros, como si los vigilaran a ellos y a la habitación entera. Los de Boraine, editados muy a menudo por Max Le Verrier, parecen más escépticos e irónicos. Las mujeres, como en Pierre Le Faguays (también conocido como Fayral), no eran ya figuras etéreas sino jóvenes liberadas que bailaban y fumaban en lugares públicos.

El exotismo siguió invadiéndolo todo. Con los últimos medios de transporte y la apertura de fronteras, las tierras lejanas (incluidas sus poblaciones y animales) parecían más cercanas que nunca. Las clases privilegiadas comenzaron a recorrer el mundo entero. Las colonias redescubrieron nuevos horizontes a sus señores de las metrópolis. Este toque de exclusivo exotismo puede reconquistarse con algunos apoyalibros de época en sus estanterías. La estilización y el primitivismo de los años 20 puede añadir hoy algunas preciosas gotas a un cóctel art deco moderno.

Descubra nuestra selección de apoyalibros.